sábado, 13 de junio de 2009

Una pandemia aún por descubrir

Una pandemia aún por descubrirLa declaración de pandemia gripal emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante la propagación del virus A/H1N1 ha dejado en el aire numerosas incógnitas, entre las que la más inquietante es saber qué ocurrirá cuando en otoño llegue el frío y, con él, la gripe clásica. Algunas preguntas no tienen respuesta. Otras, sí.

1. ¿Qué podemos esperar de una epidemia mundial?

Que el mundo se encuentre en situación de pandemia gripal causada por un virus de nueva composición y escasa agresividad no debe suponer la adopción de ninguna medida especial por parte de los ciudadanos. De hecho, desde 1985 convivimos con otra pandemia, la que causa el virus del sida, sin que exista pánico colectivo. El VIH, que sí desató terror en sus inicios, es incurable, complejo y devastador: el virus más sofisticado conocido hasta ahora por la humanidad.

El nuevo A/H1N1, en cambio, es escasamente letal. La llegada del próximo otoño plantea una de las principales incógnitas, ya que, a diferencia de las gripes convencionales que se inician hacia Navidad, este organismo podría reactivarse con el descenso de las temperaturas, cuando el ambiente le sea favorable. Para entonces, los centros sanitarios, tanto CAP como hospitales, deben disponer de planes de asistencia susceptibles de absorber a una cantidad inusual de enfermos. Podría ocurrir, no obstante, que la nueva gripe se reactivara este verano y todo empezara antes.

2. ¿El nuevo virus podría desaparecer para siempre?

Los microbiólogos expertos en virus gripales lo dudan. «Lo natural, y esperable, es que se quede entre nosotros durante 40 o 50 años», afirma Antoni Trilla, epidemiólogo del Hospital Clínic. Ese es el periodo de vida habitual de los virus de la gripe sobre la Tierra, y siempre, hasta ahora, han causado una pandemia cuando han irrumpido completamente innovados. Esa novedad implica que la humanidad no dispone de respuesta inmunológica ni de vacuna en su contra. Está indefensa, y la infección se desarrolla con toda su potencia.

El anterior virus gripal pandémico, de 1967, es el mismo que infectó en todo el mundo el invierno pasado, y el que, posiblemente, volverá en la próxima temporada fría. En su inicio, hace 42 años, causó una gran mortalidad, pero su agresividad ha ido decayendo a medida que el sistema inmunológico humano lo ha conocido e identificado. La industria ha elaborado vacunas con sus pequeñas mutaciones anuales. Los epidemiólogos no descartan que el nuevo A/H1N1 desplace a corto plazo al virus de 1967. De ahí la importancia de una nueva vacuna.

3. ¿Qué se espera que ocurra el próximo invierno?

Es completamente imprevisible. La consigna de la OMS es que los gobiernos pongan en marcha las campañas de vacunación antigripal clásicas, la que en Catalunya se inicia el 1 de octubre de cada año. Si, como se teme, el virus A/H1N1 ha consolidado su presencia y sigue infectando, las autoridades deberán calibrar si están en disposición de adquirir, aunque sea en poca cantidad, algunos lotes de vacunas contra el nuevo virus, que se administrarían al personal de seguridad estratégico -policía y sanitarios-. Esa compra no está garantizada en estos momentos. En caso de que el virus se manifieste con mayor agresividad que ahora, los centros sanitarios activarán circuitos y salas paralelas de asistencia: una para los enfermos habituales, y otra, separada, para quienes sean atendidos con sospecha de gripe.

4. ¿Cuántos sustos puede darnos aún esta infección?

La primera pandemia causada por un virus joven es solo eso, un estallido inicial al que, posiblemente, seguirán nuevas réplicas muy pronto. México, EEUU o el sur de Europa, las zonas en que en este inicio ha tenido más facilidad de arraigo, podrían repetir la experiencia. O también podría suceder lo contrario, ya que las regiones del planeta ahora afectadas han adquirido una leve inmunidad contra el virus. El A/H1N1 reaparecerá en forma de brotes epidémicos locales durante años, anuncian los epidemiólogos, y puede ser causa de inviernos con gripes agresivas.

Esto obligará a replantear las actuales campañas de vacunación, en las que únicamente se protege a los mayores de 60 años y a los enfermos inmunodeprimidos. En la era gripal que inicia esta pandemia tal vez sea necesario vacunar a poblaciones más jóvenes, o bien se aconsejará administrar varias dosis preventivas en un año, en lugar de una sola como se hacía hasta ahora. Por estas razones, la OMS mantendrá la alerta y vigilancia a que obliga la declaración de pandemia.

5. ¿Habrá nueva vacuna en el otoño del Norte?

El anuncio de pandemia gripal lanzado por la OMS ha iniciado la carrera en busca de una vacuna contra el A/H1N1. El laboratorio Novartis informó ayer de que ha recibido una cepa preliminar, facilitada por el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (EEUU), con la que ya ha elaborado un primer lote de vacuna. En julio prevé iniciar el primer ensayo clínico del fármaco -probar si es seguro en un reducido grupo de personas-, algo a lo que deberían seguir otras dos comprobaciones con número creciente de experimentadores. Novartis prevé disponer de grandes cantidades de vacuna para el próximo otoño. Ha recibido encargos de 30 gobiernos, España entre ellos. El otro grupo listo para esa producción, GlaxoSmithKline, no espera disponer de la vacuna hasta el 2010. La OMS, además, ha pedido que no se deje de elaborar la vacuna estacional de todos los años. Algunos gobiernos están dispuestos a permitir que la industria evite hacer los ensayos clínicos preceptivos, por razones de emergencia. Esto aceleraría la producción.

ÀNGELS GALLARDO. elPeriodico.com

Sé el primero en comentar

Seguidores

CC 2.5 Nueva Gripe A H1N1.   ©Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP